Buscar

Mis 5 Rituales Power de la Mañana




Lo primero que hago al abrir los ojos es sonreír y decir ¡Buenos días!

A veces, esa sonrisa es forzada porque el cansancio y el sueño son más grandes que yo, pero me obligo a hacerlo, primero porque me recuerda que estoy viva y eso ya es un gran motivo para sonreír. Segundo, porque sonreír le manda una señal a mi cerebro de que todo está y va a estar bien, por ende, mi día comienza mejor.


Esto tiene una explicación científica. Sonreír activa algunas áreas cerebrales relacionadas con las conductas placenteras. Las células que se encuentran en esa área del cerebro liberan endorfinas y facilita la síntesis de otras sustancias relacionadas con la felicidad como la serotonina. Las neuronas de esta área son esenciales para poder sentir emoción, refuerzo y motivación, además de aprendizaje y muchas otras funciones cognitivas. No hay mejor manera de comenzar el día. ¡A sonreír y Agradecer!

Duración: 5 segundos




Esta es una rutina de la medicina Ayurveda, que consiste en raspar la lengua con un limpiador lingual para eliminar toxinas y mantener la salud oral y de nuestro sistema digestivo.


Cuando dormimos, nuestro sistema digestivo permanece despierto, eliminando las toxinas del cuerpo depositándolas sobre la superficie de la lengua. La lengua es la primera línea de defensa de nuestro sistema inmunológico.


Raspar la lengua evita que las toxinas se reabsorban en el cuerpo y refuerza las funciones inmunológicas en general. Esta es además, una forma de poner en marcha el proceso digestivo estimulando las papilas gustativas. Muchos estudios demuestran que esta práctica también reduce las bacterias en la boca que pueden comprometer la salud de las encías, los dientes y la garganta. Promueve y mejora la función del sistema inmunológico y digestivo. Reduce la acumulación de sarro en los dientes y enfermedades de encías. Mejora el sentido del gusto.


Se practica al levantarse por la mañana y con el estómago vacío. Este es el raspador que uso (Ver aquí) pero también puedes hacerlo con una cuchara de metal.



¿Cómo se hace?


Ponte frente al espejo y saca la lengua. Coloca el raspador lo más atrás posible en tu lengua y raspa hacia la punta de la lengua con una presión firme pero suave. Enjuaga el raspador y repite unas 10 veces o hasta que tu lengua quede limpia sin esa sustancia pastosa que verás al limpiar.


Duración: 2 minutos


La extracción con aceite se ha usado en India durante miles de años y fue introducida en los años 90 en EEUU por el Dr. F. Karach, quien hizo estudios y prácticas sobre sus propiedades medicinales. Es también una práctica de la medicina Ayurveda.

El aceite es capaz de quitar la placa dental y eliminar bacterias, toxinas y microorganismos perjudiciales. Tiene efecto sobre todo el organismo porque las bacterias y todo tipo de microorganismos pueden acceder muy fácilmente desde la boca a la sangre y desde ahí causar todo tipo de enfermedades, como ya te comenté anteriormente, si mantenemos una boca sana contribuimos a mantener todo el cuerpo sano.


¿Cómo se hace?


Toma 1 cucharada de aceite de coco (es el que yo uso), sésamo u oliva (debe ser ecológico/orgánico y sin refinar) y mantenlo en la boca, enjuagando, asegurándote de que recorre todos los dientes, entre 5 y 20 minutos. Al principio la sensación es rara y capaz sólo aguantarás unos minuticos, no te preocupes, irás aumentando con la práctica.


Mientras hago esto, me cambio, tiendo mi cama, arreglo el cuarto y ya se me pasa el tiempo para desechar el aceite y cepillarme los dientes. No te lo tragues, estará lleno de bacterias y toxinas, escúpelo (en la basura para no tapar los ductos de agua) y enjuaga bien la boca, cepíllate normal. Esta práctica trato de hacerla intermediario.


Duración: 10 minutos




Este es uno de mis momentos favoritos del día: El café de la mañana!


Pero antes de tomarlo, mientras lo preparo, me tomo un vaso de agua, y una taza de agua tibia con limón. Creo que ya todos sabemos los beneficios del agua con limón en ayunas, pero te puedo nombrar los más importantes: es alcalinizante y desintoxicante, alivia la sed, mejora la circulación de la sangre, aporta vitamina C, potencia nuestro sistema inmune y nos ayuda a ir mejor al baño.


Por lo general me la tomo sola con limón, a veces le pongo una cucharadita de cúrcuma (antioxidante y antiinflamatorio) y un poquito de pimienta para potenciar los efectos de la cúrcuma, o a veces le pongo una cucharada de vinagre de cidra de manzana orgánico (regula el azúcar en la sangre).


Luego de eso me siento a disfrutar mi café negrito sin azúcar y aprovecho para leer algunas páginas del libro de turno.


Duración: 15-20 minutos




Trato de levantarme tempranito para ver el amanecer porque me encanta. Cuando sale el sol (si no está nublado) aprovecho para practicar el "Sungazing" o contemplación del sol.


Esta es una práctica antigua en la que se mira directamente al sol, permitiendo a los rayos solares penetrar gradualmente en los ojos. Esto se hace durante la primera hora luego del amanecer o antes del atardecer, cuando la radiación es mínima, para evitar daños oculares o corporales.


¿Cuánto tiempo?

Entre 10 segundos y 1 minuto. Trata de hacerlo sin pestañear.


¿Cuáles son los beneficios?

Activa la glándula pineal, la madre de nuestras hormonas, nuestro humor y ciclos naturales. Restablece los niveles de melatonina, ayudando a regular el sueño y la salud del sistema endocrino. Recibiendo más luz solar el cuerpo se alimenta, aumenta las defensas, mejorando su poder inmune y auto sanador. Reduce la ansiedad y mejora el humor :)


Pedro L. Otero en su libro “El Yoga del Éxito” afirma que esta práctica nos ayuda a desarrollar el dominio del sentido de la vista, mirando fijamente y sin distracción al sol. Esta práctica, entre otras que nos proporciona el yoga, “desarrolla nuestra capacidad de enfoque para que nuestros sentidos de percepción puedan permanecer orientados hacia la dirección que nuestra voluntad indique, permitiendo que la mente permanezca conectada con nuestro objetivo sin distracciones del entorno”.


Trato de practicarlo cuando el sol sale y brilla con fuerza, es impresionante la recarga de energía que genera esta práctica.


Y finalmente, me siento a hacer un par de ejercicios de respiración, meditar y agradecer.


¿Cómo medito?


Me siento cómodamente, cierro los ojos y comienzo a prestarle atención a mi respiración. ¿Pongo la mente en blanco? No. Creo que sólo los monjes tibetanos tienen ese poder, al menos yo, no lo tengo…. Los pensamientos van y vienen, yo sólo trato de no engancharme e irme con ellos, trato de concientizar que estoy aquí respirando y devolver mi atención a la respiración cada vez que la mente se distrae. Simplemente observo como entra y sale el aire llenando y vaciando mis pulmones. La clave está en atajar el momento de distracción y volver a tu respiración.


Esta es una práctica infalible para aprender a dominar la mente, y poco a poco este dominio crece permitiéndote controlar tus pensamientos limitantes, tu enfoque, tus preocupaciones por cosas que no existen y cambiarlos por pensamientos positivos y disfrute del aquí y el ahora.


¿Beneficios?

Miles: Potencia la salud mental y física, aumenta el cociente intelectual, desarrolla la inteligencia emocional y la empatía, mejora la memoria. Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión, reduce la presión sanguínea, relaja el sistema nervioso, aumenta la felicidad (literalmente).


¿Que requiere la meditación?

Como todo: tener la voluntad de comenzar y práctica y más práctica.

Duración: 20-30 minutos


¿Cuánto se tarda esta mujer haciendo todo esto?

Una hora es suficiente para hacer todos mis rituales mañaneros, trato de levantarme temprano para hacerlos con tiempo y sin apuros. No siempre logro hacerlos todos, pero trato de cumplirlos de lunes a viernes, ya son parte de mi rutina. Mi Salud es mi prioridad. Luego, estoy lista para hablar con mis seres queridos, entrenar, comer, trabajar, volver a comer y a trabajar, hacer yoga, etc…


¿Haz probado alguno? Te invito a que corrobores por ti mismo los beneficios!!!


#RespirayFluye