Buscar

¿Cómo se practica el Desapego?



La práctica del desapego, un yama que aparece en los sutras de Patanjali como “Aparigraha”.

Los yamas son conductas o códigos morales que nos enseñan a crear un estilo de vida puro y una relación saludable con el mundo que nos rodea, forman parte de los 8 caminos o herramientas de la práctica de Yoga que nos conducen hacia la realización personal o “Samadhi”.


La práctica de “Aparigraha” es el último de los 5 yamas que conforman esos comportamientos o códigos morales, quizás uno de los más difíciles de poner en práctica para muchos de nosotros. Con la práctica, aprendemos a tomar sólo lo que realmente necesitamos para vivir, mantener únicamente lo que nos sirve en el momento y dejarlo ir cuando ya no es necesario.


“Se trata de dejar de lado los apegos a las cosas, las personas, las emociones y los resultados.”

Es uno de los yamas más difíciles de integrar en nuestras vidas diarias, especialmente en esta sociedad basada en el consumo. Pero practicar el desapego a los bienes materiales es sólo la primera parte de este principio; la otra parte es practicar el desapego a las personas, emociones y resultados. No se trata de no disfrutar o utilizar objetos materiales, sino más bien, dejar de acaparar lo que ya no necesitamos, incluidas personas y emociones.


"El cambio es inevitable y resistirse a esos cambios es lo que nos genera sufrimiento. Vivir en el pasado o en la ansiedad del futuro no nos traerá paz."

Practicar Aparigraha debería ayudarnos a mantener un mayor equilibrio emocional cuando la vida nos lanza una bomba. Si queremos despertar a la plenitud de nuestro ser, debemos aprender a dejar ir las cosas, personas, emociones, y sobre todo, resultados. Aferrarnos al resultado nos genera frustración, tristeza y pérdida cuando no se logra, es mejor disfrutar el proceso y sacarle el mayor provecho al presente.


Para practicar el desapego mientras estás haciendo tu práctica de asanas o posturas, intenta soltar tu apego al resultado de cada postura. En lugar de matarte por realizarla, concéntrate en sentir la forma dentro de tu cuerpo tal como es en el momento. Dedícate a sentir cuáles músculos deben trabajar juntos o deben estirarse para progresivamente experimentar el camino hacia esa postura. Se que es difícil, yo estoy en ese trabajo siempre, por eso es una práctica :)


Porque, qué pasaría si esa postura simplemente no es accesible para ti? Qué pasaría si nunca la logras? Pues tomártelo con soda y aprender a aceptar que el resultado final no es la meta, sino que durante el proceso te haces más fuerte, creas más conciencia y memoria corporal, entiendes qué debes trabajar o fortalecer, y seguramente te diviertes y evolucionas ¡esa es la meta!


Tu intención para una práctica de Aparigraha podría ser permanecer presente en todo momento, en lugar de tratar de ser mejor, más fuerte o más flexible y pensar siempre en lo que viene. Lo más importante es mantener tu atención en tu respiración consciente y las sensaciones de tu cuerpo.


Recuerda que no estas compitiendo con nadie… Disfruta el proceso, ahí es donde ocurre la magia, mantente presente, esa es la parte avanzada del yoga.


#RespirayFluye